Reacreditación ITM

¿Cuál es la arquitectura institucional del ITM para la autoevaluación?

La comunidad académica del ITM reconoce en la autoevaluación una estrategia para hacer de la calidad de todos sus procesos y servicios, impronta de la cultura institucional. En coherencia, asume la calidad como un camino que debe construirse permanentemente a través de la pertinencia en la prestación de sus servicios y de la reflexión y autorregulación permanente de todos los procesos.

En el año 2013 recibió del MEN la acreditación de alta calidad, año en que también se actualiza el Comité Central de Autoevaluación formalizado a través de Resolución 769 de 2013. Igualmente, la Institución ha sido reconocida con la acreditación de alta calidad de muchos de sus programas académicos, de los cuales, algunos cuentan con renovación de ésta por segunda o incluso, tercera vez.

Durante la vigencia 2016, la comunidad académica realizó autoevaluación con miras al mejoramiento continuo, apalancando los resultados de este proceso como norte político y programático del quehacer institucional. En el 2018 emprendió un nuevo proceso de autoevaluación de mejoramiento, que tributa al objetivo de solicitar la renovación de la acreditación institucional de alta calidad.

Para la orientación y desarrollo de este proceso, el ITM siguió las etapas de su Modelo de Autoevaluación Institucional MAI 003 y el “Procedimiento para la Autoevaluación Institucional” PAIV 008 que, partiendo de los lineamientos nacionales, se sitúa y enmarca en los procesos institucionales.

Reacreditación ITM

En su operativización, configuró Grupos de Trabajo por Factor, para un total de doce (12) equipos, los cuales activaron un trabajo constante y riguroso. Cada equipo de trabajo estuvo liderado por un funcionario de nivel directivo y conformado por empleados administrativos, directivos y docentes, que se responsabilizaron de realizar la autoevaluación y elaborar el respectivo informe, así como de proponer las posibles acciones de mejora. Dichas responsabilidades fueron incluidas en los Planes de Trabajo y en los Acuerdos de Gestión, con el fin de poder realizar el seguimiento al proceso y a los resultados obtenidos.

Se institucionalizó el espacio de los lunes en la tarde como franja horaria dedicada exclusivamente para actividades requeridas en la Autoevaluación Institucional, lo que implicó que las agendas de las distintas dependencias priorizaran este objetivo y fuera posible realizar el trabajo de los grupos por factor y generar talleres colectivos en los que se posibilitó autoevaluarnos como comunidad.

Institucionalmente, las instancias que generan las orientaciones y regulan todo lo concerniente a la autoevaluación y la acreditación son el Comité Central de Autoevaluación y la Dirección de Autoevaluación.