Reacreditación ITM

¿Qué lineamientos orientan los procesos de autoevaluación?

La acreditación de las Instituciones de Educación Superior y las Universidades se hace desde el Estado, a través del Ministerio de Educación Nacional (MEN) y su Consejo Nacional de Acreditación (CNA). Lo que se acredita ante la sociedad son los programas académicos y las universidades e instituciones de educación superior, certificando que cumplen altos requisitos de calidad y realizan cabalmente los propósitos y objetivos que han declarado previamente.

Las universidades e instituciones de educación superior se acreditan de forma voluntaria, desde el reconocimiento del valor que tiene la Educación en la sociedad, asumiendo que para que ella tenga pertinencia e impacto en el desarrollo de las personas y del país, debe ser de alta calidad. La acreditación de programas e institucional es la evidencia de que en su diseño y devenir se incorporan procesos evaluativos que les permiten analizarse, problematizarse, regularse a sí mismos y aportar de manera efectiva al bienestar y mejor vivir en sociedad.

El ITM en el marco de sus principios institucionales, da cuenta de su compromiso social no solo con el incremento de la cobertura educativa sino con la garantía de la alta calidad en el ejercicio de sus funciones misionales. Esto le ha permitido asumir la calidad, no como una meta lograda o un punto de llegada, sino como un camino a transitar permanentemente, con la madurez para asumir los cambios necesarios para seguir creciendo y mejorando.

En este contexto, el Sistema Interno de Calidad Académica – SICA, como parte del Sistema Integrado de Gestión, se fundamenta en la autoevaluación regular de la Institución y de programas, que a través de procesos participativos y permanentes de planeación le permiten a la Institución autorregularse reorientando las acciones para el cumplimiento de objetivos, planes y proyectos establecidos en cada una de las dependencias.

Para ello, asume como propios los principios éticos propuestos por el CNA, como orientadores del proceso:

1

Idoneidad para cumplir cabalmente con las actividades que se desprenden de su misión, de sus propósitos, de su naturaleza, en articulación con el Proyecto Educativo Institucional y el Plan de Desarrollo.

2

Pertinencia para responder de manera proactiva a las necesidades del medio.

3

Responsabilidad para reconocer y afrontar las consecuencias de las acciones realizadas, tomar conciencia de los riesgos y aplicar el principio de precaución.

4

Integridad para cumplir las tareas y respetar los valores académicos.

5

Equidad en la prestación de los servicios para dar a cada quien lo que necesita.

6

Coherencia entre los procesos institucionales y entre éstos y la institución como un todo; entre lo que se dice y lo que efectivamente se hace.

7

Universalidad del quehacer institucional.

8

Transparencia para explicitar de manera veraz las condiciones internas de operación y los resultados obtenidos.

9

Eficacia para tener la mayor correspondencia entre los propósitos formulados y los logros obtenidos.

10

Eficiencia en la utilización de los medios institucionales para el logro de sus objetivos.

La Autoevaluación Institucional se realiza conforme al Modelo de Autoevaluación Institucional, consignado en el documento MAI 003 y al “Procedimiento para la Autoevaluación Institucional” PAIV 008, con los cuales se busca evidenciar como el ITM responde a los más altos estándares de calidad y es coherente en su accionar frente al Proyecto Educativo que se propuso. Para ello se siguen las etapas no secuenciales coherentes con la metodología PHVA (planificar, hacer, verificar y actuar), siempre en el marco de los lineamientos dados por el CNA.

Reacreditación ITM